habermas
TuWeb
Mis enlaces
Mi currículum sin experiencia
Mi currículum
habermas
Mis aficiones
Álbum de Fotos
 
habermas


DIOS:
Ya la propia noción de Dios (…) la idea de un Dios oculto, a la vez creador y salvador, significaba, frente a las primeras narraciones mitológicas, la irrupción de una perspectiva completamente diferente”
Admiro hasta lo sumo al Hijo de Dios y del Hombre, en su esfuerzo estilístico por comunicar lo difícil del mensaje revelado de manera comprensible, recta, verdadera, para así garantizar la validez de su discurso. A causa de ello, emplea un medio increíblemente eficaz como son las parábolas. Se dice que podría ser un estilo personal, y novedoso, puesto en funcionamiento escenográfico metódicamente por el propio Maestro. Así se salva de la manera más directa un obstáculo que se interpone entre dos puntos de una recta en el plano de la física.
HOMBRE:
La interpretación liberal de la técnica descansa en que el hombre tiene aún en sus manos la dirección del progreso técnico y ve en éste, la posibilidad de la libertad subjetiva: exoneración del trabajo físico, eliminación de riesgos, marco más amplios entre medios alternativos, ampliación del ámbito de conducta racional, posibilidad de darle un sentido a la historia, pues de suyo carece de sentido. Sin embargo, Haberlas objeta a esta interpretación un desconocimiento de la situación fáctica, en la que no se permite la formación de una libre voluntad colectiva.
En la interpretación conservadora, nuestro autor se refiere a las posiciones asumidas por Geblen y Ellul-Shelsky. El primero manifiesta que el hombre a través de la evolución técnica, el hombre ha objetivado progresivamente sus acciones en las máquinas: pies y manos en los medios de locomoción, vista y oído en los medios audiovisuales y el cerebro en los sistemas cibernéticos. Finalmente, en los sistemas hombres-máquinas se conjugan las acciones mecánicas y las reacciones humanas.

Foto
Foto
Foto

conocimiento

Conocimiento e intereses: Los ámbitos objetuales en que se desarrollan las ciencias empírico-analíticas y las ciencias hermenéuticas se encuentran fundamentados en la realidad, que el individuo trata de descifrar con la ayuda de la técnica y de el entendimiento (intersubjetividad).
Estos dos puntos de vista expresan intereses que guían el conocimiento y que, antropológicamente, están muy profundamente arraigados; intereses que tienen un status cuasitrascendental.(...)Ciertamente, expresión <<intereses>> debe indicar la unidad del contexto vital en el que está encapsulada la cognición: las manifestaciones susceptibles de verdad se refieren a una realidad que es objetivada como realidad en dos contextos diferentes de acción-experiencia, esto es, es dejada al descubierto y constituida al mismo tiempo; el <<interés>> que está en la raíz establece la unidad entre este contexto de constitución, al que el conocimiento está ligado retroactivamente, y la estructura d las posibles utilizaciones que pueden encontrar los conocimientos.
NATURALEZA:
En `El futuro de la naturaleza humana`, Jürgen Habermas se cuestiona la actitud que hemos de tener frente a las nuevas biociencias y biotecnologías. Para Habermas, las nuevas técnicas que permiten el diagnóstico de enfermedades hereditarias en el embrión antes de ser implantado en la fecundación asistida sería el primer paso hacia lo que él llama una “eugenesia liberal.” El proceso se daría en dos pasos:
1. Se nos vende que al poder detectar futuras enfermedades genéticas antes de la implantación será posible evitar que la futura persona tenga que cargar con enfermedades que no podemos exigirle que soporte.
2. Una vez que se ha normalizado esto y la ciencia lo permita, pues se pasaría a corregir cualquier tipo de enfermedad en todos los embarazos.
Y de aquí a la eugenesia positiva sólo hay un pequeño paso, explica Habermas (la eugenesia negativa sería la del primer paso, evitar que nazcan niños con enfermedades congénitas, y la positiva consistiría en perfeccionar la genética del embrión)

ESCRÍBEME:
PENSAMIENTO
el pensamiento entronca con la Teoría Crítica de la Escuela de Fráncfort, su obra adopta perfiles propios que le conducen a profundas divergencias con sus maestros y predecesores. Su trabajo está orientado a poner los fundamentos de la teoría social con los que busca analizar las sociedades del capitalismo avanzado.

El pensamiento de Kant tiene un destacado lugar en la obra de Habermas, y el de Karl Marx desempeña un papel decisivo. El estrecho vínculo entre una filosofía de la razón muy ambiciosa en términos normativos y una teoría empírica de la sociedad es una característica del pensamiento de Marx que Habermas hace suya y que lo distingue de otros contemporáneos y, en particular, del sociólogo Niklas Luhmann y del filósofo John Rawls, con quienes, no obstante, comparte preocupaciones comunes.1

La integración de filosofía y ciencia social en una teoría crítica de la sociedad es el rasgo distintivo de la obra habermasiana. Aunque Habermas se vale del concepto filosófico de razón y lo emplea explícitamente en términos de filosofía del lenguaje, lo hace para poder desarrollar una teoría social. Se apoya en la idea de una completa transformación de la crítica del conocimiento en crítica de la sociedad. De ahí que resulte unilateral entender a Habermas como mero filósofo de la fundamentación argumentativa y de la ética discursiva.2

Su primera gran obra fue su escrito de habilitación (1962), traducido al español como Historia y crítica de la opinión pública. En este análisis de la transformación estructural de la esfera pública se aproxima de forma crítica al concepto de opinión pública y recupera la visión eminentemente democrática del mismo, con su distinción entre opinión pública manipulada y opinión pública crítica.